jueves, 29 de octubre de 2009

ESTABELCIENDO Y CUIDANDO MIS PRIORIDADES Parte 3 PRIORIDAD 2 "Cuidando Mi Familia"



“Pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?” (1Tim.3:5).

Una de las razones por las que el mundo y a un la misma iglesia del Señor en muchas áreas carece de un liderazgo bíblico aprobado por Dios, es la mala convivencia familiar.
Un líder no tiene verdadero éxito en su ministerio, hasta que no tiene éxito en su familia. Una persona no tiene verdadero éxito en lo que hace, hasta que no tiene éxito donde vive, su familia.

La inestabilidad familiar afecta todas las aéreas de nuestra vida.

Una familia feliz produce estabilidad

La familia es la cuna de todas las demás relaciones del hombre. Es allí en el seno de la familia donde el ser humano suple o carece su necesidad emocional de afecto.
Las tres tasas vacías. Alguien dijo una vez que cada persona nace con tres tasas vacías, una para el amor de papá y mamá, otra para el amor de Dios y la otra para el amor de pareja esposo esposa. Muchas personas nacen, crecen, viven la vida y mueren con estas tres tasas vacías de amor, pero llenas de odio, decepción, mentira, culpa e inseguridades. Porque no tuvieron una familia que les diera afecto.
El hombre fue hecho para vivir en comunidad. Todos necesitamos una familia. Dios mismo dijo: “No es bueno que el hombre este sólo”. A cada persona Dios le da la oportunidad de tener una familia. Triste y lamentablemente muchas personas terminan solas al final de su vida, porque no saben valorar ni la oportunidad ni la familia que Dios les dio.

Responda con sinceridad estas tres preguntas:
1. ¿Qué porcentaje de sus horas dedica a su familia?
2. ¿Qué cuida más su ministerio y/o carrera, o a su familia?
3. Si mencionara un remordimiento que tuviera acerca de cómo dirigió a su familia, ¿Cuál sería?

En los años formativos de una persona, la vida familiar forja el carácter más que cualquier otro factor.
El apóstol Pablo estableció que el éxito del liderazgo comienza por la casa. “Pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?” (1Tim.3:5). Dios planeo que nuestro liderazgo espiritual comenzara por nuestro hogar y que se difundiera desde allí. El hogar es el “laboratorio” en donde practicamos nuestro liderazgo, donde ensayamos nuestra relación con el mundo y con Dios. El hogar es el molde que finalmente determina la estructura de la sociedad.

La biblia está llena de casos de familia, unos alentadores y de ejemplo a seguir, otros muy tristes y que debemos evitar. Pero uno de los casos bíblicos que mas me llama la atención, por la forma tan cruda como muestra la realidad de las consecuencias de no ver la familia como algo importante y darle la prioridad que se merece; es el caso de Lot (Gén.13, 19).
Estos dos capítulos nos hablan de un hombre llamado Lot, sobrino de Abraham. A pesar de que fue un bue servidor público, falló en su liderazgo con su familia; porque no era su prioridad.

Tomemos en cuenta seis errores funestos que este hombre cometió con su familia para que no nos pase lo mismo.

1. Le dio más importancia a lo financiero que a la prosperidad espiritual. (13:8-11). Como él vivía una vida materialista y no una vida espiritual, eso fue lo que le trasmitió a su familia.
2. Asumió que su familia podía vivir en Sodoma y no ser afectada. (13:12-13). Expuso su familia a desafiar sus valores y sus convicciones ante gente impía que no tenía ningún respeto por Dios ni por el hombre. El sabio Salomón dice: “El avisado ve el mal y se esconde; Mas los simples pasan y reciben el daño.” (Pr.22:3). Y el apóstol Pablo agrega: “No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.” (1Cor.15:33).
3. Pensó que podía cambiar la sociedad sin necesidad de involucrarse en ella. (19:1-11). Somos luz y sal para el mundo. La única forma de que el mundo cambie es viendo nuestras buenas obras.
4. Dio por sentado que su familia aceptaría sus palabras en vez de su estilo de vida. (19:12-14). Nuestra autoridad y motivación hacia otros no radica tanto en lo que decimos como en lo que hacemos. Las personas podrán desmentir y olvidar nuestros dichos, pero no nuestros hechos.
5. No se dio cuenta de que tanto los había cautivado el mundo. (19:26). Permitió que su familia amara tanto las cosas del mundo, que fui imposible sacarla de allí.
6. Se aisló en el tiempo de la crisis. (19:30-38). Se encapricho en arreglar las cosas él solo y no busco ayuda cuando más la necesitaba.
Lot termino su vida sólo, alcohólico, decepcionado, deprimido y en la ruina. Como padre biológico de sus hijas y de sus nietos. La familia de Lot, termino en un caos total.

Lot se puedo haber beneficiado junto con su familia de tomar estas tres decisiones.
1. Establecer a la familia como prioridad. ¿Dónde entra su familia en su lista de prioridades?
2. Desarrollar una estrategia que resuelva los problemas. ¿Cómo está lidiando con la adversidad en su casa?
3. Establecer una base de valores sólidos. ¿Cuáles serán los valores que cultivara a través de los años?

Hoy puedes tomar la decisión de escoger las prioridades que vas a cuidar de aquí en adelante. Piense en que las decisiones nos ayudan a empezar en la dirección correcta. Pero la disciplina nos ayuda a terminar bien.

Cuidando las disciplinas en la familia. Si desea fortalecer su vida familiar, intente practicar las siguientes disciplinas:
1. Ponga su familia primero en su calendario.
2. Forme y mantenga tradiciones familiares.
3. Encuentre maneras de pasar tiempo juntos.
4. Mantenga su matrimonio saludable.
5. Expresen agradecimiento uno por el otro.
6. Resuelvan los conflictos tan pronto como sea posible.
7. Lleguen acuerdos y mantengan reglas claras.

Nunca olvide que las decisiones que usted toma, y las prioridades que elige, no solo le afectaran a usted; sino que también afectaran a su familia para bien o para mal.
El tiempo es hoy, decide valorar a tú familia hoy, no se sabe si abra un mañana. Convierta a su familia en la segunda prioridad más importante en su vida.
Recuerde: amar es cuidar y cuidar necesita tiempo.
AMAR = CUIDAR = TIEMPO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada